Ya ha pasado casi un día desde la espléndida final que han dado Furious Gaming e Infinity Esports, la cual culminó con la victoria de este último luego de remontar un 0-2 en contra y concretar la serie con un 3-2.
De esta forma, Infinity logró llevarse su primer título de la LLA desde su conformación en 2019.

Para la organización costarricense, significó la primer conquista de la Liga Latinoamérica, una cuenta pendiente luego de su mal resultado en el Clausura de 2020, donde con un equipo plagado de estrellas, quedaron eliminados de Playoffs tras quedar en la quinta posición en el Pentágono.
Agobiados por las críticas, la organización decidió bajar la cabeza y enfocarse en el trabajo para recibir de la mejor manera el siguiente torneo.
Y así fue, conformaron un equipo reuniendo los mejores talentos de la región, como Buggax, quien había ganado previamente dos títulos de la LLA, apostando al increíble talento joven de Cody y Ackerman, y mantuvieron las bases con la experiencia de Whitelotus y SolidSnake.
El resultado es este: un Apertura excelente coronado con un título que les permitirá disputar el Mid-Season Invitational.

Infinity Esports volverá a una instancia internacional desde aquella vez que ganó la Final Movistar Latinoamérica frente a KLG por 3-0, disputando así Worlds 2018. En aquel entonces, lograron vencer al equipo de China, EDward Gaming, y en la etapa eliminatoria cayeron ante G2 Esports por 3-1.

Por el lado de Furious Gaming, sumó una nueva derrota en una final, algo que ha ocurrido a lo largo de toda su historia. Sin embargo, los integrantes de la Calavera deberían estar contentos. Luego de un 2020 desastroso en cuanto a los resultados que los llevaron a la Promoción/Relegación, lograron levantarse y trabajar para conformar un gran equipo que les permitiera salir de esa situación.
Y así lo hicieron, apostando a jugadores con gran talento pero que fueron opacados por los malos resultados de su equipo, como Jauny y Toplop de Pixel Esports, y manteniendo a Baula, como base del equipo que sufrió los malos resultados del año pasado. Además, completaron el equipo con Bugi, un jugador coreano del más alto nivel y rescataron a Erry, también coreano, quien no estaba teniendo participación competitiva.
El progreso que ha tenido Furious Gaming es notorio, y pese a la derrota en la final, deberían estar contentos por lo que han logrado luego de un año que fue muy difícil para la organización.

En definitiva, ambos equipos nos han regalado una final excelente y a la altura de las expectativa que generaron durante todo el torneo.
Ahora, Infinity será el representante de Latinoamérica en el MSI y esperamos que lo hagan de la mejor forma para dejar a la región en lo más alto.