La semana pasada, la marca SUP3R5 anunció que el 8 de enero se abriría una campaña para reservar un modelo de Play Station 5 retro, inspirado en la PS2. Si bien el modelo era de un fan que lo había publicado en Reddit días antes, la empresa se haría cargo de llevar este sueño al mercado.
La PS5 sería de color negro, en vez del blanco habitual de la consola, con el logo clásico de la marca. En cuanto a los DualSense, tendrían los botones coloreados y su carcasa sería del tono grisáceo del DualShock 2.
Sin embargo, todo esto que parecía ser un sueño para los fans de la nostalgia en Play Station y SUP3R5, terminó siendo una pesadilla.

La venta comenzó el 8 de enero a las 15:00 hora de Colombia para los clientes de Norteamérica. Tan solo 20 minutos después de que abriese la campaña, las consolas, con un precio de 649 dólares, se habían agotado. En la cuenta oficial de Twitter SUP3R5, publicaron un comunicado a modo de disculpa por los inconvenientes que hubo durante la reserva del producto, diciendo estar “avergonzados”, debido a que a algunos clientes se les cobró el costo del producto, pero no recibieron ningún recibo ni confirmación de que habían reservado la consola.
En un tuit posterior, la empresa confirmó que les devolvería el dinero a aquellos que se les cobró sin haber reservado la consola, y que cancelaría el pedido a los que tratasen de venderla eBay, u otros sitios similares, a miles de dólares. A su vez, informaron que la campaña de venta internacional, a realizarse a finales de enero, sería mejor planificada.

Una persona en Twitter exponiendo a aquellos que intentan revender la consola.

Hasta el momento, la situación para la empresa estaba complicada, sin embargo, se volvería peor. Horas después, anunciaron en Twitter que cancelarían absolutamente todas las reservas y que devolverían el dinero debido a que los trabajadores de la empresa recibieron “amenazas creíbles a su seguridad”. Por lo tanto, cancelaron todas las reservas y anunciaron “que devolverían todo el dinero en los próximos días”.

“Intentamos que esto fuera una manera divertida de celebrar la nostalgia compartida” concluyeron en Twitter. “Como se ha demostrado, hay gente que está dispuesta a interferir con ello. Si llegamos a la conclusión de que es seguro intentarlo de nuevo, lo haremos. Por ahora, por favor, cuídense”.
Poco después decidieron eliminar la cuenta oficial de SUP3R5 junto con todos los tweets que había en ella.